Reducción de mama Dr. Leonardo Abarca México

La reducción de mamas, también conocida como mamoplastia de reducción, es el procedimiento quirúrgico que se utiliza para reducir, remodelar y elevar aquellos senos que poseen volúmenes excesivamente grandes con relación a la estructura corporal. Con esta técnica se elimina el excedente de tejido graso, tejido glandular y piel con el fin de hacer los senos más pequeños, ligeros y en proporción a la anatomía de la paciente. Si el tamaño de las areolas fuese excesivamente grande, que suele ser lo habitual, este también se reduce.

El objetivo de esta cirugía no solo es estético, sino también funcional, ya que independientemente del aspecto estético, existen con frecuencia repercusiones físicas importantes asociadas con senos demasiado grandes, y suelen aparecer principalmente en hombros, nuca y espalda. Aunque es una cirugía que generalmente suele ser solicitada en mayor número por mujeres, también se realiza en hombres que sufren ginecomastia (crecimiento de mamas en el hombre) o asimetría mamaria.

La paciente ideal para una reducción de pecho es aquella mujer con senos grandes, no satisfecha con la apariencia que muestran y que les causan rechazo e inconvenientes tanto por motivos estéticos como bien funcionales (dolores en la espalda, limitación en actividades físicas, dificultad para encontrar ropa de su agrado…)

Por tanto puede optar por una reducción de mamas:

  • Si sus senos son demasiado grandes con relación a su estructura corporal y le causan alteraciones psicológicas o molestias físicas considerables que afectan a su calidad de vida.
  • Cambios de volumen por alteraciones de peso
  • Si existen asimetrías entre ambos senos.
  • Si simplemente no está satisfecha con el gran volumen que presentan sus senos.

Los motivos físicos más frecuentes que llevan a una mujer a desear una mamoplastia de reducción son:

  • Dolores en la zona superior de la espalda, cuello y hombros.
  • Erupciones crónicas bajo las mamas.
  • Problemas nerviosos crónicos, causados por mala postura que dan lugar a entumecimiento u hormigueo en brazos y manos.
  • Problemas respiratorios.
  • Estrías en las mamas.
  • Infecciones recurrentes de quistes mamarios.

O motivos psicológicos como:

  • Dificultad para encontrar ropa de su agrado.
  • Baja autoestima.
  • Incapacidad para realizar actividades deportivas.
  • Atención indeseada que le hace sentirse avergonzada.

*  La reducción de mama, está totalmente desaconsejada en pacientes fumadores; pues en estos casos existe un mayor riesgo de necrosis e infecciones del tejido tras la intervención.

El objetivo del procedimiento quirúrgico en la reducción de pecho, es reducir el volumen de tejido mamario mediante la eliminación de tejido graso y glandular, situar el complejo areola-pezón en una nueva posición más juvenil y eliminar el excedente de piel para proceder con ello a recolocar la nueva cantidad de tejido resultante en una posición más elevada y conseguir estrechar y elevar la mama en su totalidad uniendo los tejidos.

Reducción mama cicatriz vertical

Procedimiento quirúrgico reducción de pecho cicatriz vertical 

Reducción Mamaria *Técnica cicatriz vertical.

Las técnicas menos agresivas se terminan dejando una cicatriz alrededor de toda la areola y otra vertical desde el borde inferior de ésta, hasta el surco submamario.

Esta técnica es utilizada cuando los pechos son grandes, pero no excesivamente.

Reducción mama cirugía

Procedimiento quirúrgico reducción de pecho cicatriz t-invertida

Reducción Mamaria *Técnica cicatriz T- invertida.

La técnica de reducción de pecho con incisión en T-invertida o forma de ancla, es la que más se utiliza y el mejor método para las mujeres con pechos extremadamente grandes. La cirugía consiste en hacer una incisión en forma de ancla o T-invertida, la cual se extiende en horizontal a lo largo del pliegue submamario y verticalmente hasta la areola, rodeándola.

Este método se práctica realizando el mayor número de cicatrices que se es posible realizar en una reducción mamaria, debido a que la incisión en forma de ancla permite retirar tejidos tanto horizontal, como verticalmente, maximizando así los resultados en la reducción mamaria. Antes de la cirugía, el cirujano dibuja las líneas que determinarán la posición del pecho; indicarán la zona de tejido mamario que debe ser eliminado y la nueva posición del complejo areola-pezón. A continuación se extrae el tejido graso, glandular y la piel excedente, se sitúa la areola en su nueva posición y se unen los tejidos elevando y dejando las mamas proporcionadas.

Por lo general, los pezones permanecen conectados a los nervios y los vasos sanguíneos y es muy importante recordar que tras una mamoplastia reductora la lactancia y la sensibilidad podrían verse alteradas al tener que remodelar el tejido graso y la glándula mamaria en su totalidad. Se recomienda aclarar con su cirujano plástico los detalles sobre este tema si tiene pensado dar el pecho en un futuro próximo.

  • Lugar: La cirugía se realiza en un Hospital o clínica con quirófano debidamente equipado para este tipo de procedimientos.
  • Duración: Una reducción de senos suele durar de unas 3 a 5 horas.
  • Período de estancia en el hospital: La paciente debe permanecer como mínimo 1 día ingresada, ya que el post operatorio es algo más molesto que en otras intervenciones.
  • Anestesia: Es una cirugía que se realiza bajo anestesia general.
  • La cirugía: Dependiendo del volumen de las mamas hay técnicas de menos, a más agresivas. Éstas difieren en cuanto a la cicatriz resultante y al volumen de mama extirpada.
Reducción mama cicatriz

A las 24-48 horas podrá hacer una vida casi normal, tomando la medicación prescrita por su cirujano. Los vendajes y apósitos son retirados a los 3 días aproximadamente y las suturas a los 8-15 días. Los apósitos serán sustituidos por un sujetador especial sin aros que mantendrá la forma adecuada de las mamas y que ha de llevarse de 1 a 3 meses, según le indique el cirujano. Se colocarán drenajes los cuales pueden permanecer por un tiempo de 24 a 72 horas.

Es algunos casos es normal la reducción o pérdida de sensibilidad en una o ambas areolas, la cual se suele recuperar normalmente con el paso del tiempo.

Las molestias serán más intensas los primeros días y es normal sentir dolor y malestar en los pechos, inflamación, entumecimiento y cansancio generalizado. En ocasiones algunos pacientes sufren como consecuencia una reacción emocional derivada de la cirugía que la hace sentirse un poco deprimida.

Es normal que en el período post operatorio aparezcan cardenales y que durante las primeras semanas vea que las mamas están muy inflamadas y en una ubicación demasiado alta, el pecho puede tardar como 2-3 meses en tomar una posición normal.

Las cicatrices después de una reducción mamaria son importantes, más o menos extensas, pasado el período de un año pueden ser totalmente imperceptibles y debe por ello seguir rigurosamente las instrucciones del cirujano para sus cuidados. Normalmente y durante algunas semanas o meses, las cicatrices presentarán un color rosado y existe la posibilidad si no hay buena cicatrización que se tornen anchas y abultadas, en este caso después de 6 meses de la cirugía, con anestesia local podría realizarse una escisión de la cicatriz para realizar un ajuste.

El tiempo mínimo requerido de postoperatorio es de unas 3 semanas. Los cambios hormonales, la cicatrización interna, los cambios de peso, embarazos pueden influir en la forma definitiva de la mama operada. En general las pacientes suelen estar muy agradecidas con sus nuevas mamas.

  • Reposo relativo durante la primera semanas.
  • Dormir/descansar en posición ligeramente elevada, evitando posturas laterales o dormir boca abajo.
  • No manipular los apósitos o el sujetador hasta que se le indique.
  • No conducir hasta pasadas 2 semanas.
  • No mojar las heridas hasta que hayan sido retiradas las suturas o el cirujano se lo indique.
  • Evitar esfuerzos o cargas pesadas con los brazos durante 3-4 semanas.
  • No realizar actividades físicas intensas por un período mínimo de 6 semanas.
  • Evitar la exposición al calor y tomar el sol directo durante 6 semanas.
¿Qué cuidados hay que tener con el sol?

No deberá tomar el sol hasta pasadas 3 semanas de la cirugía. Una vez los hematomas hayan desaparecido podrá tomar el sol, pero con un factor de protección solar alto sobre todo en la cicatriz, para evitar su pigmentación. Una vez retiradas las suturas y la costra haya desaparecido podrá bañarse en la piscina o el mar.

 

¿Hay que cambiar los implantes?

Las prótesis actuales están fabricadas con gel de silicona cohesivo, de tal forma que si hubiera una rotura no habría fuga de material al quedar las moléculas todas cohesionadas. En generaciones anteriores de prótesis, éstas se rellenaban con silicona líquida, aceite de soja, suero, etc.

Así si éstas se rompían, el contenido difundía por el interior del cuerpo. Las prótesis actuales NO tienen fecha de caducidad y sólo estaría indicado cambiarlas si se hubiera desplazado, roto, o la paciente desease una talla diferente.

 

¿Se pierde sensibilidad en las mamas?

Se verá alterada, bien a menos (hiposensibilidad) o a más (hipersensibilidad) pero será sólo temporalmente. La sensibilidad se recupera al 100%. Se necesitan al menos 6 meses para que la sensibilidad de la mama se normalice.

 

¿Cuando desparece la inflamación?

La inflamación de la zona puede durar hasta 6 semanas, tiempo durante el cual no se recomienda realizar actividades deportivas ni levantamiento de bolsas o pesos.

 

¿Cuándo se obtiene el resultado definitivo? 

Los resultados de la cirugía serán inmediatamente visibles, sin embargo la forma definitiva de las mamas no se consolida hasta los 6-8 meses, llegando incluso a observarse el cambio definitivo al año de la cirugía.

¡Solicita informes ahora!

¡No pierdas más tiempo!

Hospitales

Médica SurÁngeles del PedregalHospital Santa MónicaHospital San Ángel Inn UniversidadHospital Galenia

Contacto

Teléfono: +52 55 5528 7582